This is default featured slide 1 title
This is default featured slide 2 title
This is default featured slide 3 title
This is default featured slide 4 title
This is default featured slide 5 title

Netflix y el psicoanálisis se encuentran fuera de la pantalla

Hoy se llevará a cabo la segunda edición de un ciclo que tendrá continuación el año próximo.

Se realizará la 2da edición del ciclo “Conversaciones, Psicoanálisis y otros discursos”, el cual propone un espacio de diálogo para quienes deseen asistir.

La iniciativa se denomina “La Subjetividad en los Tiempos de Netflix. Ficciones de la época”, y es articulada por profesionales que integran la Residencia de Psicología Clínica del Hospital Nuestra Señora del Carmen.

Andrea Maldonado -residente de cuarto año- y Eduardo Yocca -residente de 3er año- conversaron con Pabellón Psiquiátrico y nos contaron más de este evento.

“Esto de Netflix es algo interesante porque nos atraviesa a todos y siempre alguno se quedó desvelado viendo una serie. Para cada ciclo armamos comisiones que nos vamos turnando de acuerdo a la temática”, afirmó Yocca.

Según nos cuentan los jóvenes, la edición será la última del año. “Tenemos pensado para el año que viene más fechas. Todavía nos queda tramitar bien porque nos quedaron en el tintero las artes plásticas, el teatro, y otras disciplinas”, expresó por su parte Maldonado.

Como invitados a este conversatorio, disertarán Virna Correa (Psicoanalista del Hospital de día “Juan M. Obarrio”), y Matías Galindo (Lic. en Ciencias de la Comunicación y Realizador Audiovisual).

En la primera edición del ciclo, los asistentes trataron la temática “Psicoanálisis y música”, la cual superó las expectativas, según expresó la psicóloga Lelia Muñoz Molina a Rock & Pop Tucumán.

Si bien el evento es con entrada libre y gratuita, se recibirá material bibliográfico (libros, revistas, etc.) que formará parte de la Biblioteca de la Residencia del Carmen.

El evento es a las 20 hs. en la Sala Hynes O’Connor (San Martín 251 – Planta Baja).

Federico Bianchini presentó “Personajes Secundarios”

El periodista llegó a Tucumán con nuevas historias bajo el brazo. Taller, crónicas y perfiles de tinta joven.

La semana pasada, el periodista y escritor brindó un taller de periodismo narrativo que se llevó a cabo en la Asociación de Prensa de Tucumán durante los días 25, 26 y 27 de octubre. Bianchini interactuó con estudiantes y profesionales de la comunicación que acudieron a este encuentro denominado “Crónicas, perfiles y personajes”.

Luego de tres días de debate, intercambio y construcción literaria entre los asistentes y el autor; Bianchini presentó su libro. Fue el sábado por la noche, en Librería Libro de Oro (Corrientes al 532). La apertura del evento estuvo a cargo del músico local Eric Aguirre, quien captó la atención de los presentes interpretando temas propios que integrarán su disco “Eternidad”.

Más tarde, Blas Rivadeneira y Verónica Juliano fueron los encargados de presentar y dialogar con el autor de “Personajes  Secundarios”, que hasta se prestó a leer uno de los cuentos que integran esta obra, la primera de ficción en su haber.

Rock & Pop Tucumán quiso saber más de este escritor que maneja una pluma precisa, afilada, entre otros, por Castillo, elogiada por Caparrós y requerida por Guerriero.

Viniste en otra ocasión a Tucumán.

Vine hace dos años a dar un taller interno de Periodismo Narrativo para la gente del Diario “La Gaceta”, entonces ya venía con gente conocida y amigos. Después yo para hacer el libro de “Cuerpos al límite”, me metí en un mundo de deportistas extremos, y aquí en Tucumán hay mucha gente que compite, entonces había ciertas personas que ya conocía de ese mundo.

¿Qué te resulta más difícil a la hora de escribir?

Pienso la ficción de una manera distinta a la no ficción o a la crónica. Cuando uno escribe crónica hay con el lector un pacto de verdad. Uno lee un texto y sabe que eso sucedió, entonces hay una búsqueda diferente. Cuando uno escribe un cuento tiene que crear de alguna manera un mundo en el que se arme un verosímil. Si bien dentro de un cuento puede pasar cualquier cosa,  esto se va a dar en un mundo determinado, entonces para que eso suceda hay que construir ese mundo. Me parece muy interesante las dos búsquedas, no pongo un género en detrimento del otro, para mí son juegos distintos con reglas diferentes.

En tu libro “Cuerpos al límite” hablas de como engañar a la mente para abordar lo imposible, ¿te toco engañarla?

Aprendí mucho de todos los entrevistados que fui conociendo tanto en “Cuerpos al límite” como en “Desafiar al cuerpo”, y me sirvió sobre todo para establecer cierta disciplina si se quiere a la hora de escribir. Yo veía esas personas que decían “me levanto, no me importa si llueve, si nieva, si hace 40 grados de calor, yo salgo a entrenar a la mañana a la tarde y corro tres o cuatro horas” y yo me preguntaba por qué lo hacen y entendí que son procesos por los que uno tiene que pasar.

Me pasó con el libro de la Antártida: yo volví en marzo (a Buenos Aires), y en mayo me dijeron de cubrir el mundial de futbol. Cuando volví de Brasil, las grabaciones de la Antártida habían quedado muy atrás, tenía que desgrabar cuarenta y ocho horas de entrevista y la verdad me parecía aburridísimo saber que lo tenía que hacer, aunque en el momento que desgrababa me entretenía.

Así que me propuse hacerlo y me despertaba a las siete de la mañana, me iba a un bar dos o tres horas, y después me iba a mi otro laburo que en ese momento era (Revista) Anfibia.

Veo que lo deportivo y la exigencia física como que atraviesa un poco tu vida, ¿hacés deporte?

Lo que pasa es que si te comparas con esta gente (del libro “Cuerpos al límite”), y decís no, no hago nada (risas), pero si me gusta jugar al futbol, hacer boxeo, nadar, correr, lo hago muy limitadamente.

Recién me comentabas de tu libro de la Antártida, ¿cómo te preparaste para esa experiencia?

En realidad no pude prepararme. Yo tenía la idea de ir diez días solo. Llegué un viernes y el sábado me dijeron que me iba el lunes y dije que era muy poco tiempo. Me dijeron que no, que me tenía que ir el lunes, y yo dije “no, quiero quedarme”. Me dijeron: “entonces te tenes que quedar dos meses”, y yo dije “bueno, me vuelvo el lunes” (risas). Ese lunes el vuelo se pospuso hasta el jueves y el jueves se pospuso al sábado y ese sábado se pospuso de vuelta y así fue que me quedé veinticinco días. Entonces como que no tuve mucha posibilidad de planear que podía pasar un mes en la Antártida, y eso también generó incertidumbre, angustias, conflictos, esto de que no sabía cuándo me iba a ir de ese lugar porque no nos podíamos ir, nadie podía entrar, era como un lugar que se generaba algo muy particular a nivel de aislación. Y lo que después descubrí, entrevistando mucha gente, es que mientras estás ahí aislado y todo va bien, no pasa nada, es como acá. Ahora, en el momento en que sucede algo, que alguien le da un ACV, que alguien se descompone, o algo grave que suceda (que de hecho ocurrió), lo único que esperas es que el tiempo mejore para que venga un helicóptero a rescatarlo.

 ¿Fuiste a ese lugar con la idea de que luego la experiencia tome el formato de libro?

Fui con la idea de hacer una nota breve sobre que hacían los científicos en la Antártida, una nota de ciencia en ese lugar. Y después cuando pasó esto yo me preguntaba que iba a hacer, porque es aburrido estar ahí sin nada que hacer y es hasta desesperante. Entonces entrevistaba otros tres, otras cinco personas y así es como fui juntando estas cuarenta y ocho horas. Cuando volví me fui a Brasil a cubrir el mundial y al regreso, Leila Guerriero me convocó para escribir un libro para la serie “Mirada Crónica” de Tusquets. Al principio me propuso otro tema y yo le dije “Tengo el de la Antártida, ¿por qué no hacemos eso? Coincidimos en que estaba bueno el tema y entonces me puse a desgrabar. Fue en ese momento que gané la Beca Michael Jacobs por ese proyecto, entonces ya fue con un empujón de “bueno, lo tengo que hacer”, tengo firmado un contrato con la editorial, tengo una fundación que me paga, y ahí fue que me puse a trabajar en el libro.

 Me hablabas de tu rutina, ¿te impusieron algún límite al escribir una crónica en un medio?

Lo que tiene la crónica, que puede ser una ventaja o una desventaja, es que por lo general uno colabora en los medios como freelance, como que casi no hay sitios de crónica pura. Y en el que había, que era Anfibia, yo era editor y no escribía mucho ahí. Por lo general cuando uno hace una crónica es muy difícil que se dé en formato crónica una noticia. Entonces vos podes en un medio dar una noticia y después mandas a alguien a que haga la crónica de eso. Pero no me ha ocurrido que me condicionaran para escribir un texto, y no sé si lo toleraría en el sentido de que lo escriba otro, sobretodo porque escribir una crónica implica mucho esfuerzo, mucho tiempo.

Si uno se pone a pensar, nunca, salvo en New Yorker que es un lugar así como muy lejano, se paga bien una crónica. Una crónica en New Yorker puede pagarse entre veinte mil y treinta mil dólares, crónica que demora tres o cuatro meses en hacerse. Entonces si al escribir una crónica sé que va a haber limitaciones, prefiero no escribirla.

Mencionabas algunos premios que recibiste, ¿cómo te llevas con esto?

Es muy importante para los otros sobre todo, para la mirada que los otros tienen sobre el trabajo propio. Más allá de que siempre está bueno recibir un reconocimiento, además de que algunos premios que gané estaban agregados de bastante plata (ríe) y dado que en la crónica, los medios suelen pagar muy mal; eso ayuda.

Habiendo sido jurado de varios premios, es importante para los otros porque cuando uno decide que texto gana un premio, tiene mucho que ver con cosas que tienen que ver con ese texto y con otras que no son decididamente esas. Por ejemplo en un concurso entre el primer premio y el tercero quizás no hay ninguna diferencia, pero hay que elegir uno y entonces te pones a hablar con otras personas. Es como muy arbitrario también.

Caparrós te elogió diciendo que sos una de las mejores plumas jóvenes, ¿cómo te llega eso?

La verdad que le agradezco. Lo entrevisté una vez para El Zonal de Clarín, en su casa que en ese momento era en Vicente López. Luego me lo cruce un par de veces en la Feria del Libro en México, y la verdad que sí, que un escritor diga eso, alguien como él que tiene libros que marcaron la historia de la crónica, la verdad que está bueno.

¿Qué autores son imprescindibles para adentrarse en la crónica y el perfil?

Mira hay algo que me pasó a mi cuando escribí la primera crónica, si se quiere, que fue la de Fogwill y que después ganó el “Nuevas Plumas”. Yo en ese momento no tenía mucha idea de lo que era un perfil. Yo escribí un texto a partir de lo que me había pasado en la pileta, entreviste este personaje y luego me dijeron que había ganado un premio de crónica, entonces es como que desconfío un poco de esto de las categorías y las etiquetas y lo que digo siempre es que cuanto más se pueda leer, es mejor. Siendo un género que se nutre de la literatura, de la ficción, de la obra de teatro, de la poesía; está bueno no solamente leer cronistas, sino irse por las ramas y leer novelistas, poetas, etc.

¿Cuáles son los próximos proyectos?

Ahora estoy limitando los viajes porque tengo una niña pequeña (se le iluminan los ojos) y solo tengo ganas de estar ahí con ella. En estos momentos estoy haciendo una crónica que se publicará ahora en Vice Estados Unidos y una versión más extensa en Vice México, que es sobre la “Radio La Colifata”. Esta radio funciona en el neuropsiquiátrico “José Borda” en Buenos Aires y fue la primera radio que hace veintisiete años empezó a transmitir desde un hospital. En esta radio estuvo Manu Chao, Francis Ford Coppola filmó un fragmento de su película “Tetro” ahí también y se replicó en todo el mundo. Hay uno en Italia, de hecho el psicólogo que fundó la radio y se llama Alfredo Olivera, está viviendo en Francia y está contratado por el gobierno francés para que replique y haga una radio de un neuropsiquiátrico francés allá en París. Es muy interesante sobre todo por el rompimiento de las barreras y los prejuicios que hay con los locos.

 

 

Créditos: Alejandra López y Patricia Aguirre.

El tango se presentó a media luz en Tucumán

Un trío que nació en Córdoba y recorre el mundo, se presentó en nuestra provincia y habló con el programa Pabellón Psiquiátrico en una entrevista exclusiva para Rock & Pop Tucumán.

El pasado fin de semana se presentó Milonga Sin Corte en Tucumán. La banda que integran Verónica Bie (voz), Juan Bonetto (Guitarra) y Benjamín Juarez (violín), brindó un show íntimo, ajustado, sin fisuras y con momentos destacados que despertaron el aplauso y la aceptación de los presentes.

La banda que cosecha adeptos en todo el mundo, nos cuenta un poco como es sacarle la corbata al tango para re significarlo y plasmar esa idea en un proyecto que lleva un tiempo corto en los escenarios (con este formato de trío), pero que aparenta un futuro prometedor.

¿Qué les pasó al venir por primera vez a Tucumán?

Bie: – Conocimos mucha gente copada, es la primera vez que veníamos y bueno es la tierra del violinista de la banda, asi que tiene ese plus de venir a conocer parte de él.

Juarez: – Había que venir a los pagos y nos quedaba esa deuda. Nosotros en Córdoba estamos cultivando un caldo tanguero del cual nos enorgullecemos y había que venir a compartirlo acá al norte.

¿Cómo les llega el tango?

Bie: – El tango me llega cuando era chiquita pero no le di bola, hasta más grande. Lo escuchaba mi viejo, llega por eso. Justo hicimos “A media luz”, uno de los tangos que le gustaba a él. Llega de chica y yo lo ignoro hasta hace unos ocho o nueve años en donde me lo empecé a tomar en serio. Es como que él me tomó a mí, yo no tenía pensado esto, el vino y me chocó, me cacheteó.

Bonetto: – Particularmente me ha pasado mucho, yo lo he hablado con Vero y con Benja, y es que el tango te llega en un momento de la vida, no es que lo buscas, aparece de la nada, viene y te abraza y te lleva. En mi casa no se escuchaba mucho tango, no tengo recuerdos en la cajita de los recuerdos que mis viejos escuchen tango. Pero si de grande vino un familiar mío que estaba radicado en Europa y me propuso tocar con él tangos y ahí apareció el tango y descubrí que a mi mamá le gustaba, descubrí que mi abuelo era cantante de tango, a él no lo conocí porque falleció cuando mi papá era chico y mi otro abuelo, que tampoco lo conocí, era fanático de Gardel. El tango siempre estuvo latente, entró por la ventana y se quedó de nuevo en la familia. Soy más de la escuela del folclore y del rock pero encontré en el tango el lugar en el que puedo hacer el nexo entre todos esos estilos.

Juarez: Me llega también por un abuelo, que escuchaba tango todos los días, era como un ruido de fondo y como dice Vero está ahí inconsciente. Aparece y no le das importancia porque tenemos una edad que por ahí no nos permite hacer una maduración y realmente saber que significa o por gustos musicales o etapas de la vida en la que no le das mucha bola pero en algún momento te da un hachazo. Y llegó más o menos cuando me fui a Córdoba, estudiando muchos otros géneros. Ahí me empiezo a dar cuenta con ayuda de Milonga… que el tango era para mí. Antes había sacado tangos, de hecho se los había tocado a mi abuelo y me acuerdo de su cara, de su expresión, de lo que le hacía sentir. Y en algún punto a mí me llegaba, pero por sus sentimientos, no por lo que el tango me estaba diciendo. Y después uno cae tarde porque es así, es un género que lamentablemente lo viene disfrutando la gente más grande y es lo que nosotros tratamos de hacer, que la juventud empiece a entrar en el tango, que ya no haya que acudir a lo conservador, lo tradicionalista o los grandes clásicos, sino que empecemos a tener otra vía, más joven y acorde a las épocas. Fue en Córdoba que empecé a darme cuenta cuanto el tango a uno lo representa, tanto desde las letras como lo artístico, desde lo nacional que uno porta de su país.

Nosotros viajamos este año en julio estuvimos allá en Europa y ahí uno se da cuenta de lo que significa la tradición, la cultura y el arte de su país, mucho más que aquí donde uno está inmerso en el folclore, el rock nacional. De pronto llegas a un lugar donde no se toca ni se escucha nada de eso y devoluciones de gente de Japón, Turquía, Alemania, Francia, Croacia, que les encanta el tango o el folclore y vos no podes creer que les encante tanto o más que a vos, eso es muy fuerte y uno se viene cargado de esta energía para tirarla acá y que pase cualquier cosa.

¿Qué más me pueden contar de la experiencia en la gira europea?

Juarez: Estuvimos por Francia, España, Polonia, República Checa, Alemania y Bélgica. En Francia y Bélgica recibimos una respuesta de la gente muy copada, hubo lugares como Nantes, Bruselas o Valladolid que nos recibieron muchos argentinos. Realmente fue muy gratificante la emoción de la gente, la predisposición, la escucha, la atención, realmente era muy zarpada.

Bie: – Ellos están acostumbrados a que vaya tango a Europa, nosotros no inventamos la pólvora, y seguirá existiendo. Yo creo que lo que pasó con esto de la Milonga fue que vieron eso de lo verdadero, de no tener ninguna etiqueta, de no venir desde cosas tan académicas. Nosotros fuimos a representar lo que para nosotros es el tango, y dentro de eso incluir el barrio, el barro, el lenguaje, la impronta, todo ese combo cuando vos a la gente le mostrás eso, algo que a vos te sale naturalmente, me entendes?, a nosotros eso también nos sorprendió. De hecho al principio pretendía ser políticamente correcta al hacer un tango porque seguramente lo conocían y eso me duro una semana porque después me di cuenta que no iba por ahí, no es que quería convencerlos desde ahí pero en mi primera vez que viajo no sabía cómo encarar la situación, nadie te explica cómo decir las cosas en un escenario. Solo sé que siendo nosotros nos fue bien.

 ¿En este viaje se re significa un poco esto de “volver al sur”?

Bie: – Claro, a la gente le afectaba mucho. Encima Piazzolla tiene esa armonía que te quiebra a la mitad pero este tema para los argentinos que estaban allá era fuerte, era fuerte para nosotros por eso lo elegimos. La gente se emocionaba y venia y te agradecía con todo lo que podía darte: un abrazo, un beso, te compraban un disco, eso que queden así como conmovidos, eso para uno que está haciendo música o cualquier artista, ahí está la ganancia de todo, si vos podes llegar a eso, hiciste las cosas bien.

Me hablaban de Córdoba, ¿cómo es la movida allá?

Bie: – Resurgieron un montón de bandas y por suerte se apuesta al tango. También el contexto social que estamos pasando hace que nos acerquemos al tango porque volvemos a cantar como hoy que hablábamos de cambalache y de otras cosas que vuelven a ser actuales, por ahí ayuda ese plus. Ni hablar de que hay muchos compositores contemporáneos ahora que están escribiendo y haciendo muy buenas letras y contando más nuestras historias sin ir a faroles y épocas de antaño contando lo que está pasando ahora y no deja de ser tango. Lo que yo rescato es que sea en Córdoba que no es una cuna tanguera. Por suerte se produce esta ebullición y vemos que gente joven se está animando, a veces un poco porque te llega por familia como dice Juan, pero en un punto todo te llega, porque a nosotros nos pasa que venimos de otros estilos, te llega porque en realidad siempre estuvo, entendes? El tango siempre existió, bah desde el 1900 y pico pero nos llega a nosotros porque es parte de nuestra historia, de nuestra música. Quizás cuando éramos chicos la radio nos tapaba con otra música y el tango no se escuchaba. Éramos adolescentes en los noventa o en los ochenta, yo que soy la más veterana, no se escuchaba el tango en la radio.

Me decís esto de lo difícil de llevar el tango siendo cordobés, ¿existe algún tipo de prejuicio para con ustedes?

Bie: – Por suerte, no. Creo que si existe va cambiando durante la noche, tenemos la suerte de que a la gente le va gustando, al principio te miran (risas).

Bonetto: – No entienden mucho al principio (risas).

Juarez: – Prejuicio siempre hay. Hay gente que “nooo, a mi me gusta el tango viejo, el conservador, a mí me gusta Gardel o a mi no me gusta el tango”, también los bailarines tienen cierto prejuicio, prefieren un disco, un dj a unos músicos que te estén tocando en vivo, pero como dice Vero, en el transcurso de la noche nosotros los vamos convenciendo de que el tango orgánico y en vivo y de la mano de gente que realmente no lo hace desde lo virtuoso y académico y que nosotros venimos a representar las raíces mas tradicionales del tango, no, sino desde el gusto por hacerlo, de aprender a hacerlo y de la pasión que nos genera. Yo creo que el ser genuino en lo que uno da es lo màs verdadero que uno puede hacer porque uno puede tener mil músicos, mil orquestas y toda la formación pero si estas tocando algo sin alma no tiene sentido. Eso es lo que queremos transmitir que por màs que tengas siete años u ochenta, de que seas de izquierda o de derecha, el tango te avasalla, va màs alla de la religión, el idioma, de la raza, puede cautivarte en cualquier momento.

Bie: – Milonga está desde 2012 y fue variando la formación, eramos tres guitarras, quisimos hacer de todo. Después nos dimos cuenta, mira ahora esto está sonando como un power trío, nos sentimos re cómodos, lo conocimos a Juan en gira y encontramos esa comodidad de que a veces menos es más. Lo importante es el mensaje.

¿Cuáles son los próximos pasos de la banda: algún disco, presentación?

Bie: – Tenemos algunos temas que hicimos en un estudio pero el disco vendrá cuando tenga que venir, si, la idea es grabar un disco, pero también estamos convencidos que en este camino hay que hacer mucha ruta y quizás hoy no hay un disco en mano pero nosotros insistimos en el trabajo, en ir y llevar el tango de acá para allá que no es tarea fácil y menos siendo cordobés.

Juarez: – Tenemos planeado viajar el año que viene en el 2019 en el verano de Europa, nuevamente pero con un espectáculo nuevo que se llama “Cronología” y es básicamente un recorrido del tango histórico desde el 1900 hasta la actualidad. Esa es la propuesta que queremos llevar en un formato más reducido y cómodo de trío. Probablemente en diciembre vengamos de nuevo. Tenemos una fecha en Frías (Santiago del Estero), asi que seguramente por esa fecha vamos a andar por Tucumán, nos propusieron ir a Belén en Catamarca y fechas en Córdoba.

La música y el psicoanálisis se juntan a conversar

Residentes de un hospital organizan un ciclo gratuito y abierto a todo público.

“Conversaciones, Psicoanálisis y otros discursos” se denomina el ciclo que comienza hoy y es propuesto por un grupo de profesionales pertenecientes a la Residencia de Psicología Clínica del Hospital Nuestra Señora del Carmen.

Lelia Muñoz Molina -residente de segundo año- y Catalina Ricci -residente de cuarto año-, integran además la comisión organizadora del ciclo y estuvieron en el programa Pabellón Psiquiátrico en el que contaron lo que se llevará a cabo esta tarde en la Sala Hynes O’Connor.

“La idea del ciclo es un espacio de diálogo entre el psicoanálisis y diferentes discursos. La primera invitación va a ser una conversación entre el psicoanálisis y la música. Hay varios puntos en el que se cruzan ambas. Nos interesa el proceso creativo, el papel de la música en las diferentes subjetividades. Por ejemplo Freud no habló mucho de música porque no era muy del palo, hablo de otras obras artísticas, entonces un poco que diálogo puede existir, que preguntas se pueden abrir acerca de eso”, afirma Muñoz Molina.

Es importante destacar que no es una conferencia e integrará otras disciplinas. “Tenemos la idea de un espacio relajado, algo llevado al diálogo, un encuentro que no sea puramente psicoanalítico para poder escuchar otras voces. En otra oportunidad hablaremos del psicoanálisis y artes, psicoanálisis y arquitectura, psicoanálisis y filosofía. Esta idea que surgió en el marco de los debates en las reuniones internas que tenemos los martes tiene esto de salir del hospital, de transmitir el psicoanálisis y llevarlo a la ciudad, al debate público, al encuentro con otros discursos, con personas que no necesariamente están escuchando eso todos los días.”, agrega Ricci.

Participarán de este conversatorio dos profesionales muy queridos y de renombre en nuestra provincia: Ricardo Gandolfo (Psicoanalista y Poeta) y Juan Manuel Escalante (Músico y Docente).

La charla contará además con un número musical a cargo de Juan Gómez López y Lelia Muñoz Molina.

Si bien el evento es con entrada libre y gratuita, se recibirá material bibliográfico (libros, revistas, etc.) que integrará la Biblioteca de la Residencia del Carmen, la cual será prontamente reinaugurada. “Llevará el nombre José Azar, un psicoanalista que fue profesor nuestro y que falleció hace poquito”, finaliza Lelia.

La cita es a las 19:30 hs. en la Sala Hynes O’Connor (San Martín 251 – Planta Baja).

Ozzy Osbourne internado y operado de urgencia.

Ozzy Osbourne tuvo que ser hospitalizado el último sábado y operado de emergencia, tras presentar una infección en su mano. Esto lo obligó a cancelar el concierto que iba a ofrecer esa noche en el Shoreline Amphitheatre en Mountain View, en California (Estados Unidos).

El propio Ozzy Osbourne a través de un extenso mensaje publicado en su cuenta de Instagram, informó sobre la suspensión del espectáculo, que formaba parte de la gira “No More Tours 2” que viene realizando en Estados Unidos.

 En dicha publicación, la cual está acompañada de una foto de la mano de Ozzy Osbourne cubierta con un vendaje especial y unas mallas médicas de protección, se precisa que tras la cirugía, el cantante permanecería hospitalizado por un par de días.

Se espera que Osbourne sea dado de alta del Cedars-Sinai Medical Center, donde está internado, y su gira se reanude con el show programado para el martes 9 de octubre en el Mattress Firm Amp en Chula Vista.

Asimismo, el músico precisó que el concierto del sábado 6 de octubre ha sido reprogramado para el 16 de este mes, y se realizará en el mismo lugar que se tenía pactado inicialmente.

En otra imagen, también publicada en Instagram, Ozzy Osbourne aparece sentado en la cama de hospital, vestido con una bata blanca, mientras come un helado y el mensaje que acompaña la foto dice: “Sentirse mejor después de la cirugía”.

Los fanáticos de Ozzy Osbourne le expresaron inmediatemenmte su apoyo con mensajes como :”Tenía ganas de verte esta noche, pero la salud es más importante”, “¡Mejórate Ozzy!”, “Vibras positivas para mi ‘Príncipe de la Oscuridad'”.

View this post on Instagram

Feeling better after surgery. Ice cream helps

A post shared by Ozzy Osbourne (@ozzyosbourne) on

Estas son las monedas de AC/DC

El gobierno australiano lanzará una serie de monedas coleccionables por el 45° aniversario de AC/DC.
Serán 30 mil unidades que no entrarán en circulación, sino que vendrán especialmente empacadas para coleccionistas y fanáticos de la banda.
Dentro de esta partida, habrá diez monedas cargadas eléctricamente con luz artificial que serán enviadas aleatoriamente a unos pocos afortunados entre quienes encarguen sus monedas de AC/DC. La Royal Australian Mint, casa de la moneda de ese país, explicó este concepto: “La banda es famosa por su energía electrizante. Está en su música, en algunos títulos de sus canciones”. La marca luminosa del rayo se verá sólo con lupa, pero los creadores de estas piezas identificaron a estas diez unidades con un brillo especial en el logo de AC/DC.
fuente Rockandpop

El Vuelo del Dragón es el nuevo trabajo de Palo Pandolfo

Palo Pandolfo publicó hoy la primera entrega de El Vuelo Del Dragón, un proyecto que repasa sus más de 30 años de trayectoria con versiones recientes de sus canciones esenciales grabadas en vivo junto a su banda actual, La Hermandad, e invitados especiales.
El Vuelo Del Dragón será publicado en tres partes. La segunda llegará en enero y la tercera en abril de 2019.
Mirá el video de Galáctica, uno de los temas incluidos en la primera parte de El Vuelo Del Dragón, que ya se puede conseguir en las plataformas digitales, y enterate acá de todas las novedades de este multilanzamiento de Palo Pandolfo.
fuente Rockandpop